Potaje de vigilia

Cuando llega la época de cuaresma y se acerca la Semana Santa las cocinas de nuestros hogares se llenan de platos de pescado, especialmente de bacalao. Y, aunque la tradición de no comer carne los viernes, poco a poco se va perdiendo, sí que siguen cocinándose recetas típicas como las “tajás” de bacalao, las atascaburras o el potaje de vigilia.

Éste es un plato contundente que hacían nuestros antepasados y del que, afortunadamente, hoy seguimos disfrutando.

La combinación de los garbanzos con la patata y las espinacas junto al bacalao da como resultado un plato de cuchara delicioso.

Aquí os muestro cómo lo prepara mi padre y así me lo ha enseñado a mí.

Ingredientes para 4 personas:

.300 gramos de garbanzos

.2 patatas medianas

.2 buenos trozos de lomo de bacalao en su punto de sal

.250 gramos de espinacas frescas

.1 huevo

.1 cebolla

.3 dientes de ajo

.1 tomate pequeño

.1 cucharadita de pimentón

.Caldo de pescado (o agua)

.Aceite de oliva

.Sal

Para los rellenos:

.1 lomo de bacalao pequeño en su punto de sal

.1 dientes de ajo grande

.Perejil

.1 trozo de pan

.1 huevo

.Sal

Elaboración

El día de antes poner los garbanzos a remojo.

Cocer el huevo y reservar.

Picar los dientes de ajo y la cebolla y ponerlos a pochar en una olla con un chorrito de aceite de oliva y sal. Lavar el tomate y picarlo en cuadraditos muy pequeños, añadirlo a la olla cuando la cebolla esté lista. Rehogar unos minutos e incorporar el pimentón, mezclar bien y rápidamente echar el caldo de pescado (o agua). La cantidad del caldo dependerá de cómo os guste de caldoso el potaje. Cuando el caldo esté caliente, poner los garbanzos y dejar a fuego medio que se vayan haciendo.

Mientras se cuecen los garbanzos hay tiempo para hacer los rellenos: quitar la corteza al pan y picar la miga dejándola muy picadita, picar también el diente de ajo, el perejil y el bacalao. Ponerlo todo en un bol junto al huevo y una pizca de sal. Mezclar muy bien y dejar que respose unos 10 minutos. Después darle forma con ayuda de unas cucharas (como si fueran croquetas) y freírlas en aceite bien caliente. Dejar sobre papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Pelar las patatas y partirlas, si termináis el corte chascándolas mucho mejor para que espesen un poco el caldo. Añadirlas al potaje cuando los garbanzos estén casi listos.

A falta de los últimos minutos incorporar las espinacas, mezclar bien, y después los lomos de bacalao partidos por la mitad (después podéis desmigarlo si queréis) y el huevo duro partido en trocitos. Añadir también los rellenos. Dejar unos minutos y listo.

*Podéis ponerle un poco de cominos molidos para evitar los gases.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s